Consejos para elegir corbata según la ocasión

Contra lo que muchos pudieran pensarse, llevar corbata no es solo atarla bien al cuello y elegir una cara y llamativa, hay diseños para todo gusto, pero también ocasiones para cada corbata. Así que más vale utilizar la adecuada para la ocasión que se amerite, porque llevar una que es inadecuada para el momento o por el diseño o color, desmerece al resto del atuendo.

La corbata es simplemente otro complemento del vestido de trabajo, de los hombres en la oficina o los que por sus tareas demandan una presentación impecable a toda hora. Para los días de trabajo la corbata debe ser de un solo color, en las tonalidades conservadoras que se usan en los trajes, azul marino, marrón, gris, negro.  Se permite un poco de color pero los contrastes no deben ser demasiado marcados y si te gustan los estampados deben ser discretos, no quieres una reunión importante con gente importante, con una corbata luciendo un divertido “Pájaro loco” o con un emblema de tu equipo de futbol favorito, seguro que algunos la encontrarán divertida, pero a la larga te hace parecer como si no le das la seriedad que amerita al trabajo.

Para los compromisos de índole social que demandan más formalidad, quizá debas asistir a un servicio funerario, la corbata es definitivamente obscura sin diseños de ninguna clase, totalmente discreta y seria.  Pero si lo que vas a hacer es una cita a comer, o un evento se permiten los estampados alegres y coloridos, sin abusar claro está.  Los colores de la corbata pueden contrastar con el traje.

Para una cita en fin de semana, quizá una boda a la orilla del mar, un atuendo más relajado permite una corbata más colorida, quizá hasta participes del evento y una corbata más alegre que de costumbre viene bien. La corbata realmente debe coordinar con el atuendo, o contrastar sin resultar chocante. Como sucede en todas las prendas de vestir, hay que mantener el equilibrio entre lo llamativo y el buen gusto.  Corbatas a rayas, a cuadros, con lunares, todas pueden encajar bien si sabes utilizarlas, para el trabajo con discreción y para las salidas informales más llamativas.

Sobretodo no olvides que lo mejor es hacerse de una buena corbata, en cuanto al diseño y la calidad, porque dura más y no pierde su forma.  Con las corbatas sucede lo mismo que con algunas otras prendas, se usan intermitentemente entre temporada y temporada, así que no la abandones guarda la que no usarás por algún tiempo, dentro de una hoja de papel suave, dentro de una caja con una bolsita de antihumedad, estará como nueva cuando un día la vuelvas a usar.

También te interesará:

Consejos para el cuidado facial masculino

Consejos para vestir adecuadamente en una entrevista de trabajo

Escrito por | 23 de febrero de 2010 | 0 comentarios
Categorias: Consejos | Etiquetas:

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta